Repositorio Documental de la Universidad de Salamanca >
Biblioteca Digital >
Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau >

CPTB. Palabra viva : [21]

Página de inicio de la colección

Logo
 
 
Visualizar los registros ordenados por: 
Suscribirse para recibir un correo electrónico cada vez que se introduzca un ítem en esta colección.

Se hace realidad uno de los objetivos del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau: posibilitar que permanezca viva la voz de aquellas figuras más destacadas dentro del arte y en general, de la cultura de nuestro país, en la memoria de quienes no tuvieron el privilegio de escucharles nunca un discurso, una narración, un recital y para que la recuerden aquellos que compartieron ese momento único en la vida de los seres humanos: el de la conversación.
Palabra viva quiere dejar constancia del quehacer oral de estas personalidades. La mayoría de los que aparecen retratados en esta colección son escritores. Podemos leer los libros de ensayo y testimonio de Raúl Roa, los de poesía de Eliseo Diego, Fayad Jamís, Luis Rogelio Nogueras, Nicolás Guillén, Carilda Oliver y Cintio Vitier; los cuentos de Onelio Jorge Cardoso o las entrevistas de Orlando Castellanos. Algunos ya no están físicamente entre nosotros de modo que si antes no pudimos asistir a una lectura, un recital o disfrutar de su conversación nunca podremos conocer el tono de su voz. Los que pudieron compartir con ellos una tarde, un año, un pedazo de la vida, conservan en la memoria las inflexiones, el tono, los matices de la voz. Pero ese recuerdo es difícil compartirlo.
Las entrevistas grabadas y celosamente guardadas por Orlando Castellanos serán, mayoritariamente, la fuente nutricia de esta colección, gracias a la fraterna cooperación de los familiares del insigne periodista.
Para que a otros llegue esta memoria nace Palabra viva. Así, junto a la letra impresa podrá escucharse también la voz de aquellos que, con su obra y su vida, han dejado su nombre en la lista de los imprescindibles para hacer realidad la máxima horaciana: No moriré del todo.
Virgen Gutiérrez