Por favor, use este identificador para citar o enlazar este ítem: http://hdl.handle.net/10366/71622
El rapto de Europa... una y otra vez: Profile on PlumX
Título : El rapto de Europa... una y otra vez
Autor(es) : García Sánchez, Eduardo
Palabras clave : Prehistoria
Arqueología
Prehistory
Archaeology
Fecha de publicación : 2005
Editor : Ediciones Universidad de Salamanca (España)
Citación : Zephyrus, 58 (2005)
Resumen : [ES] El registro inferopaleolítico de Europa permite establecer un mínimo de tres fases de poblamiento del subcontinente. Las evidencias seguras de actividad antrópica más antigua, localizadas todas ellas en la Península Ibérica, son escasas y se datan entre 1,5 y 1,25 Ma BP. No existen datos que indiquen su continuidad. Las similitudes de estos conjuntos líticos con las colecciones documentadas circa 1,8 Ma BP en Dmanisi (Georgia) invitan a considerar la posibilidad de que todos estos yacimientos manifiesten una dispersión de homínidos con origen en África oriental. La misma parece estar relacionada con las transformaciones de faunas apreciadas en el Cáucaso, Próximo Oriente y Europa en torno al límite Plio-Pleistoceno convencional, episodio que implicó la difusión de especies africanas en estos ecosistemas. Una segunda fase de poblamiento del continente, restringido al área mediterránea, está representada por una nómina de yacimientos algo más nutrida. La misma parece no prolongarse más allá de la transición Pleistoceno inferior/ Pleistoceno medio, datándose entre OIS 25-OIS 24 y la transición OIS 19-OIS 18. Los datos paleoantropológicos y arqueológicos de estos yacimientos parecen señalar un origen asiático para estas poblaciones, cuya penetración en Europa coincide con el episodio de reemplazo faunístico Galeriense, que implicó la difusión de taxa asiáticos en los ecosistemas europeos. Tras un aparente hiato del registro europeo, a partir de la transición OIS 16-OIS 15, se cuenta con evidencia de actividad antrópica más abundante. El rango geográfico ocupado por grupos de homínidos se amplió hasta alcanzar áreas tan septentrionales como el sur de Gran Bretaña y el norte de Alemania durante las fases isotópicas pares. En términos generales, los yacimientos correspondientes a esta tercera fase manifiestan la aparición en Europa de nuevas tecnologías y pautas de comportamiento, así como un mejor conocimiento del medio por parte de sus protagonistas. Mientras los ensayos de colonización anteriores no parecen tener éxito, los datos paleoantropológicos y arqueológicos del registro documentado desde circa 550 Ka BP en adelante indican claramente signos de continuidad de este poblamiento, enlazando con las primeras manifestaciones de las tecnologías y los tipos humanos característicos del Paleolítico medio.
[EN] European Early Palaeolithic's record of Europe shows, at least, three human occupation episodes. The oldest one is only recorded in the Iberian Peninsula. The sites are scarce and dated between 1,5 and 1,25 Ma BP. The lithic assemblages are very similar to those recorded in Dmanisi (Georgia) circa 1,8 Ma BP and may represent the same hominid dispersal event. This is related to the faunal changes detected in Caucasus, Middle East and European ecosystems by the Plio-Pleistocene conventional limit. This event involved the diffusion of African taxa in those regions. A second human occupation of Europe episode, restricted into the Mediterranean area, it is recorded by a slightly more abundant number of archaeological sites. They are dated between late Early Pleistocene and Matuyama/Brunhes limit, berween OIS 25-OIS 24 and OIS 19-OIS 18 transition. Paleoantropological and archaeological record points to an Asian origin of this hominid dispersal, related with the Galerian faunal event. After a new archaeological record hiatus, there are new evidences of anthropic activity in Europe since OIS 16-OIS 15. At this time the European geographic range populated by hominids increases, reaching as northern latitudes as South Great Britain and North Germany during the warm isotopic stages. In general terms, locations representing this third phase involved the introduction in Europe of new technologies and behavioural trends, as a better knowledge of the environment. While the previous human occupation events don't seem to be successful, paleoanthropological and archaeological data recorded from circa 550 Ka BP points to demographic continuity, linking with the earliest manifestations of the technologies and human populations characteristic of the European Middle Paleolithic.
URI : http://hdl.handle.net/10366/71622
ISSN : 0514-7336
Aparece en las colecciones: Zephyrus, 2005, Vol. 58

Ficheros en este ítem:
Fichero Descripción Tamaño Formato  
El_rapto_de_Europa_una_y_otra_vez.pdf2,55 MBAdobe PDFVista previa
Visualizar/Abrir


Este ítem está sujeto a una licencia Licencia Creative Commons