Show simple item record

dc.contributor.advisorGallardo Lancho, Juan Fernando
dc.contributor.advisorLoli Figueroa, Óscar
dc.contributor.authorCárdenas Rengifo, Roy Collins
dc.date.accessioned2016-06-14T17:49:23Z
dc.date.available2016-06-14T17:49:23Z
dc.date.issued2016
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/10366/129634
dc.description.abstract[ES]Se ha calculado que los bosques mundiales contienen más del 80% del carbono presente sobre la superficie terrestre y aproximadamente el 40% de todo el carbono existente en el subsuelo terrestre (suelo, desperdicio, raíces). Esto equivale a casi 1.146 Pg de C. Aproximadamente el 37% de este carbono se encuentra en las selvas, un 14% en los bosques templados de mediana latitud y un 49% en los bosques templados de alta latitud. La mayor parte del carbono no está disponible; permanece integrado en las rocas y en el interior del planeta. Pero, como ya se ha indicado, una parte muy importante del CO2 del planeta se encuentra secuestrado de manera temporal en la vegetación terrestre. La vegetación también libera oxígeno, se estima que 1,0 km2 de bosque genera 1000 Mg de oxígeno al año. El carbono se almacena en las hojas, ramas, tronco, rizomas y raíces. Las formaciones arbóreas son buenas secuestradoras, en general, entre 20 y 200 años. Un bosque de 200 años tiene mucho carbono histórico secuestrado, aunque su incorporación tras esa larga vida sea inferior a la que mostraba con menos años. El óptimo secuestro de carbono depende de la cantidad de árboles existentes por hectárea, su composición en especies y de la edad de los individuos, además de los factores ambientales de la zona en concreto. Los bosques pueden secuestrar entre 3,5 y 35 Mg C ha-1 a-1, en los primeros 100 años de su vida. Por lo general los ecosistemas forestales protegidos constituyen reservorios netos de carbono, porque conservan en los tejidos vegetales y en los suelos grandes cantidades de este elemento, pero una vez perturbados y degradados se transforman en fuentes de emisión. Por consiguiente, su contribución a la mitigación o al incremento del cambio climático depende del uso y del cambio de uso del suelo. Por otra parte, estos ecosistemas así como las plantaciones endoenergéticas proporcionan fuentes de energía renovable como leña o carbón vegetal con lo que contribuyen a sustituir el uso de combustibles fósiles y, con ello, a reducir las emisiones involucradas.es_ES
dc.format.extent193 p.
dc.format.mimetypeapplication/pdf
dc.languageEspañol
dc.language.isospaes_ES
dc.relation.requiresAdobe Acrobat
dc.rightsAttribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported
dc.rights.urihttps://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/
dc.subjectTesis y disertaciones académicases_ES
dc.subjectUniversidad de Salamanca (España)es_ES
dc.subjectTesis Doctorales_ES
dc.subjectAcademic dissertationses_ES
dc.subjectBosques de eucaliptuses_ES
dc.subjectCarbonoes_ES
dc.subjectFijación
dc.subjectMedio ambiente
dc.titleEvaluación del potencial de los bosques de Eucalyptus globulus y Pinus radiata como sumideros de carbono en el entorno del Parque Nacional Huascarán (Perú)es_ES
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/doctoralThesises_ES
dc.subject.unesco2417 Biología vegetal (botánica)es_ES
dc.identifier.doi10.14201/gredos.129634
dc.rights.accessRightsinfo:eu-repo/semantics/openAccess


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported
Except where otherwise noted, this item's license is described as Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported